la impunidad está en sus genes

Bibliotecarias. Colección Fotográfica de la Biblioteca publica Municipal del callao "Teodoro Casana Robles"

La Biblioteca Nacional del Perú y las mujeres

Las bibliotecas pueden llegar a ser espacios decisivos a la hora de difundir el pensamiento y la cultura, y de promover la igualdad en el país.

Publicado: 2018-10-09

Muchos conocen el trabajo de Ricardo Palma y Jorge Basadre como directores de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP); sin embargo, ignoran las labores renovadoras de María Bonilla de Gaviria, quien entre 1973 y 1980 asumió el cargo más alto de la institución y dirigió la publicación del Catálogo de Autores de la Colección Peruana de la Biblioteca Nacional, trabajo que reúne la producción bibliográfica peruana y peruanista del período 1553-1977. Lo mismo ocurre con la destacada bibliotecaria Martha Fernández de López, quien dirigió la institución entre 1998 y el 2001, además de ser la primera decana del Colegio de Bibliotecólogos del país. 

Luego de 36 directores nacionales, solo cinco mujeres han ocupado el cargo, incluyendo a la actual jefa institucional, María Emma Mannarelli, datos que se suman a las cifras históricas sobre la reciente participación de la mujer en las altas esferas del Estado. Algo distinto viene ocurriendo en los últimos años, en los puestos medios y de nivel técnico, las brechas están reduciéndose y es en la planilla actual de la BNP donde mejor se reflejan los cambios producidos: al cierre de setiembre, las mujeres ocuparon el 49% de los puestos frente al 51% de hombres, lo que revela que la participación femenina ha ganado una cuota considerable de puestos.

En 1975, en Recuerdos de un bibliotecario, Jorge Basadre resalta la fluida relación de las mujeres con la Escuela Nacional de Bibliotecarios, fundada por él en 1943. La primera promoción de la Escuela Nacional de Bibliotecarios se compuso de 23 mujeres y 7 varones, cifra importante y alentadora, especialmente si tenemos en cuenta que era una época en la que se disponía de pocas opciones y las mujeres eran tratadas como objetos de propiedad, carentes de derechos políticos. En este escenario, la biblioteca permitió el acercamiento de la mujer a la educación, a la lectura y a la mejora y cuidado de los libros.

Ahora bien, no todo el panorama es alentador. Actualmente, la BNP tiene un aproximado de 70 colecciones o fondos con documentación de personajes destacados de la cultura peruana; sin embargo, solo tres de ellas pertenecieron a mujeres: Magda Portal, Zoila Aurora Cáceres y Rosa Alarco. Estas cifras expresan parte de la realidad del Perú, un país con grandes diferencias y formas de exclusión social, económica y cultural, y en donde el tejido social aún maniobra a través de la discriminación por género. Por esta razón, debemos asumir el reto de fortalecer e implementar políticas que fomenten la igualdad entre mujeres y hombres en la BNP y en todas las bibliotecas porque estas instituciones pueden llegar a ser espacios decisivos a la hora de difundir el pensamiento y la cultura, y de promover la igualdad en el país.

Publicado en el Diario oficial "El Peruano" el  9/10/2018 (VER AQUÍ)


Escrito por

Laura Martinez Silva

Historiadora y fotógrafa. @LauraIMartines


Publicado en

Contrapicado

Es un espacio informativo enfocado a educación, movimientos sociales, exclusión, cultura, migración, territorio y derechos humanos.